Poemas infantiles y para adolescentes de Felipe Antonio Santorelli alias tonisan.

Mis Escritos

Mis escritos

son gratutitos

copia y pega

y ya está.

Los derechos de autor son demasiado caros

son la excusa del depredador

para hacer dinero fácil

a costa del escritor.

Por eso prefiero confiar

en que se reconocerá mi autoría.

Por eso, yo regalo mi trabajo

siempre que reconozcan mi autoría...

Copia y pega y es todo tuyo,

con mi nombre en el final.

Gracias

Buscar este blog

sábado, 16 de octubre de 2010

Tu Candor

Desde el fondo del océano
una fosa de negror
se levanta, se revuelca
sobre el agua, viendo el sol.



Ya no es fosa, ahora es isla
ya no es negra, su verdor
es floreado, con un toque
de la fauna derredor.



Desde el ras del mar azul
una isla de verdor
se levanta, se remonta
hacia el cielo, viendo al sol.



Ya no es isla, es montaña
ya no es verde, su blancor
es nevado, con un brillo
de aguanieve de color.



Desde el tope de los cielos
una cima de blancor
se levanta, se dispara
hacia el cosmos, viendo al sol.



Ya no es cima, es estrella
ya no es blanca, su fulgor
es candente, con un soplo
de matiz multicolor.



Desde lo alto, desde el cosmos
una estrella de fulgor
nos alegra, nos alumbra
calentando nuestro amor.



Cada noche en tus ojos
yo disfruto su esplendor
y la estrella ruboriza
transformándose en candor.





Autor: Felipe Antonio Santorelli

Árbol Familiar

La pareja es como un árbol que da un fruto especial
un fruto que da frutos por si mismo y por millar
un fruto que es sensible y es humano y es real
un bebé que necesita del abrazo maternal
de los mimos y los juegos que le entrega su papá
y nos llena de alegría
la existencia día a día

La pareja es alameda con sus hojas de laurel
que bendicen con sus hijos al planeta en que vivimos:
con sus risas y ocurrencias señorean nuestro edén
y devuelven la paciencia junto al goce que perdimos
esos hijos de las madres abrazadas a las ramas
nos encienden en el alma nueva vida y nuevas llamas

La pasión por la verdad,
y el amor a la lealtad
braman, vibran nuevamente
en el cuerpo y en la mente
por el fruto de ese vientre
que llamamos...¡mi mamá!